Los remedios homeopáticos pueden presentarse en forma de gotas, pequeños comprimidos o polvo. Debes seguir las instrucciones del envase y respetar ta cantidad de gotas o granulos asignada. Los herbolarios comercializan la mayoría de los remedios homeopáticos que necesitarás, pero si no encuentras algu- no, recurre a alguna farmacia homeopática que venda remedios de baja potencia a precios mínimos. Podrás encontrar datos sobre estos establecimientos en la guía telefónica o
con la ayuda de Internet.

INSTRUCCIONES PARA TOMAR LOS REMEDIOS

Dado que el remedio resultará afectado por el sabor de los alimentos, las bebidas o incluso la pasta dental que uses, tómalo al menos diez minutos después de haber comido, bebido o cepillado tus dientes.

• Gotas: Deja caer la cantidad indicada directamente sobre tu lengua, a menos que el envase indique otras instrucciones.
• Granulos: Sin tocarlos, agita el envase para hacerlos caer en la tapa. Ponlos directamente bajo tu lengua y deja que se disuelvan.
Toma los remedios de uno en uno, para ofrecerles la oportunidad de actuar sobre tu organismo.

BEBÉS Y NIÑOS
Si estás administrando un remedio a un bebé o un niño pequeño, puedes colocarlo en la cara interior de su labio y mantenerlo allí durante diez segundos. Ese es el período que necesita el remedio para entrar en el torrente sanguíneo. Otra posibilidad es que muelas los comprimidos de mayor tamaño o los diluyas en agua. Siempre consulta a tu médico sobre la conveniencia de utilizar remedios homeopáticos en bebés y niños pequeños.
Si estás amamantando a tu hijo, recuerda que cualquier remedio que tomes pasará al bebé a través de tu leche. En otras palabras, si debes suministrar un remedio a un bebé, esa es la mejor forma de hacerlo.

CÓMO GUARDAR LOS REMEDIOS EN CONDICIONES DE SEGURIDAD

Los remedios homeopáticos pueden durar toda una vida si sabes cuidar de ellos. De hecho, algunos botiquines de remedios han sido pasados de una generación a otra durante más de ciento cincuenta años y todavía dan buenos resultados. Si cuidas tus remedios conseguirás preservar tu salud y la de tu familia de forma poco costosa y con calidad durante años, así que siempre guárdalos bien.
Mantenlos en un recipiente o un espacio oscuro, ya que la luz solar directa los deteriora. También pierden su efectividad si son expuestos a olores muy intensos, como el del alcanfor, el eucalipto o el aguarrás. Los jabones, los perfumes y el tabaco también afectan a su eficacia, así que siempre es recomendable almacenar los remedios lejos de este tipo de aromas.

Aromas intensos
Los remedios homeopáticos suelen resultar afectados por los aromas intensos, así que evita tomar café con regularidad y
comer caramelos, o inhalar sustancias que contengan menta, eucalipto o alcanfor.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios