Los bebés y los niños pequeños pueden sufrir crup, que se caracteriza por la tos «de perro» acompañada de afonía. El crup persistente requiere atención médica.

• Aconite: para los primeros síntomas repentinos, que normalmente se manifiestan a mitad de la noche. La tos es seca y recuerda a un ladrido, y el bebé se ahoga y tiene náuseas. Posteriormente suele aparecer fiebre y sequedad cutánea. El bebé se muestra ansioso y temeroso.

• Belladona: para ataques en los que el paciente enrojece, tiene el cuerpo caliente y presenta los ojos vidriosos. La tos suele ser explosiva y dolorosa, y deja al paciente afónico.

• Hepar sulphuricum: para el crup producido por la exposición a viento frío y seco. El bebé se ahoga y su pecho emite un sonido característico. Parecería tener una espina atravesada en la garganta.

• Kali bichromicum: la mucosidad viscosa que resulta difícil expulsar mediante la tos es el síntoma que determina el uso de este remedio.

• Phosphorus: el paciente está afónico y es incapaz de hablar; siente dolor al hablar y toser.

• Spongia tosta: para tos seca no acompañada de mucosidad.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios