El dolor de cabeza puede derivar de la deshidratación, los resfriados y la gripe, la fatiga o el estrés.  Los dolores de cabeza persistentes o agudos deberían ser evaluados de inmediato por un médico.

• Aconite: cuando aparecen dolores repentinos y violentos con sensación de ardor, como si el cerebro estuviese hirviendo. El dolor resulta intolerable, las sienes laten y el paciente se encuentra inquieto, temeroso y sediento.

• Arsenicum álbum: cuando los dolores de cabeza se repiten periódicamente y el paciente se debilita. En ocasiones el dolor remite al vomitar. El paciente tiene mucha sed y sorbe agua fría con frecuencia. Se encuentra constantemente inquieto y atemorizado, pero mejora al moverse.

• Belladona: cuando aparece un dolor repentino y punzante que empeora con el movimiento, la flexión del cuerpo hacia adelante y el movimiento de los ojos. La cabeza se encuentra caliente, y el rostro sonrojado. El paciente no tolera la luz ni el ruido. La jaqueca suele comenzar por la tarde y prolongarse durante toda la noche.

• Bryonia alba: cuando el dolor de cabeza deriva de la ingesta de alimentos muy elaborados o de un esfuerzo excesivo, y está acompañado de gran sed o el deseo de no realizar ningún movimiento; empeora en el lado izquierdo, y el paciente no se levanta de la cama.

• Geisemium: cuando el dolor de cabeza aparece después de un mareo agudo o un agotamiento extremo, y comienza en la nuca hasta instalarse sobre los ojos. En general empeora en el lado derecho. El paciente se siente pesado, somnoliento y mareado. A veces sufre intensos escalofríos, no tiene sed y se encuentra mejor después de vomitar.

• Glonine**: cuando los dolores son violentos, punzantes o provocan una sensación de palpitación; empeoran con la luz y al inclinar la cabeza hacia atrás. Estos dolores de cabeza siempre se agravan con la exposición al sol o al calor. El paciente se coge la cabeza para intentar calmar el dolor. Se encuentra sonrojado y tiene el cuerpo caliente. No soporta que le toquen y se siente más aliviado al aire fresco, o con aplicaciones de frío.

• Natrum muriaticum: cuando el dolor de cabeza parece un martilleo dentro de la cabeza; dolor punzante y sensación de dolor y contusión alrededor de los ojos; el movimiento empeora el cuadro. La jaqueca se inicia en la nuca y se extiende hacia el resto de la cabeza. Puede llegar a cegar a la paciente en aquellos casos en que se asocia al síndrome premenstrual o al agotamiento mental.

• Nux vómica: cuando el dolor de cabeza está acompañado de vómitos y náuseas causadas por comer alimentos muy elaborados y beber mucho, o por un ataque de ira. La persona siente que le están clavando un clavo en la cabeza. El paciente empeora con la conversación, y se encuentra irritable y frío. Casi siempre sufre también estreñimiento.

• Pulsatilla: cuando el dolor de cabeza se concentra en las sienes y la cabeza está caliente. El cuadro mejora con aplicaciones de frío y al aire fresco. En general se produce por el retraso o la supresión de los períodos menstruales. El paciente se marea al inclinarse hacia delante y se siente peor en una habitación mal ventilada o una zona con ruido y luz.

Comentarios

Comentarios