La homeopatía puede contribuir a restablecer el equilibrio natural del organismo después de la vacunación. Si tú o tu hijo sufrís algún efecto secundario grave después de recibir una vacuna deberíais consultar al médico.

• Apis mellifica: para reacciones histamínicas de tipo alérgico con hinchazón, o urticaria roja y seca y contusiones por todo el cuerpo

• Belladona: para inflamación con calor, enrojecimiento, dolor punzante y fiebre alta después de la vacunación.

• Hepar sulphuricum: cuando la herida de la inyección no se cura, y produce pus e hiper- sensibilidad al tacto.

• Hypericum perforatum: cuando aparecen dolores agudos y punzantes en la zona donde se aplicó la inyección. El área puede infectarse y presentar rayas rojas que comienzan a elevar el brazo.

• Ledum palustre: para los hematomas que aparecen en la zona de la inyección.

• Pulsatilla: para calmar el llanto y la angustia provocados por la vacunación, en especial después de recibir inoculaciones contra el sarampión, las paperas o la rubéola.

• Silica: para niños que pierden energía y son incapaces de jugar o unirse a sus compañeros después de una vacunación.

• Thuja occidentales: para los síntomas provocados por la vacuna contra la viruela.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios