Los elíxires de gemas encierran las cualidades curativas de las piedras semipreciosas.

A través de un proceso de inmersión y posterior potenciación, varias gemas han sido convertidas en remedios homeopáticos. Su función consiste en apoyar la curación estimulando a los centros energéticos del organismo para que liberen más energía en el cuerpo físico.
Los remedios confeccionados a partir de la inmersión del diamante resultan eficaces para tratar la depresión crónica profunda, mientras que la esmeralda se utiliza para estimular la glándula del timo y así reforzar la inmunidad. Estas dos piedras son potenciadas en distintos grados y tratan diversas enfermedades.
La aguamarina centra la energía en el chakra de la garganta y es un remedio de apoyo que incita a decir la verdad y recibir la sabiduría necesaria para aceptarla. También estimula la glándula tiroides.
El cuarzo rosa en potencia homeopática se utiliza para curar el corazón. Aporta paz, amor y calma, y ayuda a la persona a encontrar su propia fuerza interior de amor. Cuando se suministran con el remedio homeopático rosa, la persona que sufre graves dolencias cardíacas encuentra fuerza y paz.
Las otras piedras preciosas que se aplican con éxito en las diluciones homeopáticas son: ojo de tigre, cornalina, bloodstone, hematina, citrina, peridoto, zafiro y amatista. Todas ellas se corresponden con los diferentes chakras y sus respec-
tivos problemas y desafíos, así como con sus homólogos físicos, que son las glándulas exentas de conducto excretor que secretan hormonas.
Los elíxires de gemas vibran con los chakras y aportan al organismo el contenido mineral de la piedra, que favorece el proceso de curación.
Los elixires de piedras deberían ser tomados únicamente bajo la supervisión de un homeópata cualificado.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios