Dado que los medicamentos homeopáticos no contienen agentes activos farmacológicos, muchos médicos reconocen que son seguros. En Francia, aproximadamente el 32 por ciento de los médicos utilizan remedios homeopáticos, y en el Reino Unido el 43 por ciento deriva a sus pacientes a especialistas en homeopatía. Ello demuestra que esta disciplina puede convivir con la medicina convencional, aunque conviene enfatizar que la prescripción doméstica es apropiada únicamente en casos de dolencias menores comunes y de primeros auxilios, y que siempre debería consultarse a un homeópata cualificado frente a enfermedades más complicadas.

TRATAMIENTO DE LA CAUSA SUBYACENTE

Al parecer, la homeopatía resulta más eficaz en el tratamiento de las enfermedades crónicas. La medicina convencional actúa sobre los síntomas de la dolencia en sí, pero en general no se ocupa de la causa subyacente de trastornos crónicos como el eczema y el asma. Dado que la homeopatía es una terapia holística, pretende que el organismo restablezca su estado natural
de salud y descubrir cualquier otra cuestión más profunda que pudiera haber surgido, como problemas emocionales y psicológicos, capaces de producir un claro desequilibrio.

ACCIÓN CONJUNTA

Muchas personas creen que los remedios homeopáticos no pueden complementar el tratamiento con medicamentos convencionales. Pero, de hecho, sólo en unas pocas enfermedades la homeopatía resulta contraindicada si tomas medicamentos corrientes. Nunca interrumpas un tratamiento ortodoxo sin haberlo comentado antes con tu médico. En algunos casos, con un control exhaustivo, podrías lograr reducir la medicación mientras tomas remedios homeopáticos, aunque siempre bajo supervisión médica.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y ANTIBIÓTICOS

A pesar de que muchas personas recurren a la homeopatía en la actualidad para tratar problemas crónicos, esta disciplina cosechó sus primeros éxitos en el tratamiento de enfermedades infecciosas como el cólera y la fiebre tifoidea. Si bien siempre es preferible dejar el tratamiento de estas graves enfermedades en manos de un equipo médico experimentado, la homeopatía también puede tratar diversos tipos de infección con un elevado nivel de eficacia.
La homeopatía considera que la infección surge debido tanto a la acción de un tipo de bacterias como al debilitamiento del sistema inmune del paciente. Los remedios homeopáticos apuntan a fortalecer los propios recursos internos del organismo, para que, en primer lugar, consiga resistir mejor la infección, luche contra ella de forma más eficaz si el cuerpo finalmente la contrae, y adquiera mayor resistencia frente a futuras infecciones.
Los antibióticos resultan extremadamente eficaces a la hora de destruir agentes bacterianos infecciosos. Sin embargo, ahora estamos descubriendo que un exceso de antibióticos puede provocar que las bacterias desarrollen resistencia a ellos, por lo que cualquier antibiótico recetado con posterioridad resultará menos eficaz. A pesar de que los antibióticos pueden salvar vidas frente a una enfermedad grave, debes pensar hasta qué punto son realmente necesarios cuando la dolencia carece de importancia. Si te han recetado antibióticos, los remedios homeopáticos pueden contribuir a fortalecer tu sistema inmune durante el período de recuperación.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios