Además de tomar los remedios homeopáticos que figuran en este libro, los siguientes consejos te ayudarán a evitar algunas enfermedades, así como a lograr que tú o tu paciente os sintáis mejor si contraéis cualquiera de estas dolencias.

QUEMADURAS Y ESCALDADURAS

Las zonas reducidas de piel que hayan resultado quemadas, como por un ejemplo un dedo o una porción pequeña de la mano, de inmediato deben ser colocadas bajo el grifo de agua fría, hasta que se enfríen. También se pueden verter algunas gotas de aceite esencial de lavanda sobre la zona, o aplicar suavemente alguna pomada homeopática para quemaduras. Si el área se infecta, consulta a tu médico. Busca ayuda en caso de quemaduras graves que cubran un área del cuerpo que supere en tamaño media palma de una mano.

RESFRIADOS, TOS Y GRIPE

Si te resfrías, coges una gripe o tienes tos, resulta especialmente importante que no pierdas fluidos. El agua es la bebida más conveniente en estos casos, a la que podrías agre- gar zumo de naranja o limón. Bebe mucho líquido y descansa todo lo que puedas. Suénate la nariz suavemente e inhala vapor de un recipiente con agua hirviendo para favorecer el desprendimiento de la mucosidad, si fuera necesario. Intenta evitar el uso de preparaciones destinadas a aliviar los síntomas del resfriado, dado que la única manera de eliminarlos consiste en permitir que el sistema inmune los combata. También evita las mezclas frías, ya que pueden suprimir la flema, que es preferible expulsar a través de la tos.
Si tienes gripe reposa siempre en cama. Después de una gripe intensa tómate las cosas con calma durante un tiempo, porque el organismo se encuentra muy vulnerable y puede recaer, e incluso pillar enfermedades más complicadas.

DIARREA

Sorbe líquidos para reemplazar los que hayas perdido a causa de la diarrea, pero limita la ingesta de alimentos. Los adultos deberían evitar comer durante 24 horas. Evita los productos lácteos, porque pueden agravar el cuadro. Cuando el paciente se encuentre mejor introduce alimentos ligeros a su dieta, como zumos de fruta y sopas de verdura, y luego pasa a las tostadas secas, los plátanos o el arroz blanco. Busca ayuda médica si el paciente es un niño que se niega a beber, si la persona es incapaz de retener líquidos, la diarrea le dura más de un día o dos, o experimenta un dolor agudo.

DOLOR DE CABEZA

Muchos dolores de cabeza están causados por una mala postura combinada con estrés. Intenta sentarte y mantenerte de pie correctamente, y toma especial conciencia de tu postura si trabajas frente a una pantalla de ordenador. Aleja la vista de la pantalla varias veces al día, e intenta estirar todo el cuerpo y aflojar los hombros en la medida de lo posible. Practicar algunos ejercicios de yoga o Pilates puede acabar en poco tiempo con los dolores de cabeza por estrés, y resulta sumamente recomendable. También te ayudará dedicar algún tiempo a relajarte, quizá mediante un baño caliente o saliendo a caminar al aire fresco. Casi cualquier forma de ejercicio contribuirá a aliviar un dolor de cabeza que se origine en el estrés. Procura comer de forma regular, ya que algunos dolores de cabeza están provocados por un bajo nivel de azúcar. Si los tuyos son severos o persistentes y aparecen acompañados de rigidez en el cuello, debilidad o una erupción, consulta a tu médico de inmediato.

ASTILLAS

Remoja la zona en agua tibia para aflojar la astilla, y coge unas pinzas para arrancarla suavemente de la piel. Si es necesario, puedes extraerla con cuidado utilizando una aguja esterilizada. Con el tiempo el organismo por sí solo suele rechazar y expulsar las astillas.

QUEMADURA DE SOL

Nunca olvides la protección solar, especialmente para los niños. En los herbolarios puedes comprar lociones solares confeccionadas a base de ingredientes naturales. No olvides tampoco llevar sombrero. Evita exponerte al sol durante las horas más calurosas del día, es decir entre las once de la mañana y las tres de la tarde, e intenta que los períodos que pases al sol no se prolonguen más de media hora. Si vas a pasar largos períodos al aire libre, siempre es preferible que te sientes a la sombra.

DENTICIÓN

Es muy recomendable tener «chupetes» de dentición en la nevera para que los bebés cuenten con algo frío que morder. Los granulos de camomila permiten administrar sencillamente el remedio, que alivia el dolor de las encías durante el período de dentición.

MAREO DURANTE LOS VIAJES

Bebe abundantemente, pero evita las bebidas con gas. Mastica jengibre cristalizado o incluso una galleta de jengibre, dado que esta sus- tancia evita las náuseas. Procura no leer ni mirar hacia abajo durante el viaje.

NÁUSEAS Y VÓMITOS

Si tiendes a sufrir náuseas, come con regularidad. Prepara una infusión de jengibre, añadiendo al agua hirviendo un poco de raíz fresca picada, y así evitarás las náuseas.
Si vomitas, sorbe agua con frecuencia y descansa. No comas durante varias horas, hasta que hayas dejado de vomitar, y evita los productos lácteos hasta que el cuadro haya remitido por completo, porque podrían agravar el malestar. Presta atención a la deshidratación; si el paciente es incapaz de retener líquidos, tendrás que buscar ayuda médica. También recurre al médico si el vómito es oscuro o contiene sangre, o si surge como consecuencia de una lesión en la cabeza. Ten especial cuidado con los bebés y los niños pequeños; busca ayuda si el pequeño grita, su vómito sale proyectado con fuerza o no cesa de vomitar. Si crees que la causa es alguna intoxicaron alimentaria, ponte en contacto con tu nédico de inmediato.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios