Cuando una persona cae enferma, pierde el apetito y su metabolismo se ralentiza para que impulsar el proceso de curación. Un claro signo de salud es que comience a tener hambre. Sin embargo, la pérdida de apetito persistente debería ser controlada por un médico.

• Arsenicum álbum: ansia constante con pérdida de apetito.

• Ignatia: aversión a toda la comida; el hambre impide que la persona duerma.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios