CONTROL DE LA MEJORÍA

En todos los casos, inicia los tratamientos con una única dosis del remedio que hayas decidido aplicar. Espera a ver la evolución de los síntomas y, si no aprecias ningún cambio aparente, repite la dosis una vez más antes de cambiar de sustancia. Si después de varias dosis el remedio no produce ningún efecto,

Signos de peligro

Si aparecen síntomas fuera de lo común que persisten después del tratamiento —como fiebre muy elevada, vómitos que salen disparados con violencia, diarrea u otros síntomas agudos— no dejes de consultar a tu médico de inmediato.

En casos agudos es posible que debas suministrar un remedio dos o tres veces cada pocos minutos. A medida que los síntomas cambien, espacia las tomas hasta que el problema se corrija. Y una vez que los síntomas hayan desaparecido, interrumpe el tratamiento.
En lo que a los niños se refiere, deberías notar una rápida mejoría de sus síntomas. Los remedios homeopáticos consiguen calmar muy rápidamente a los pequeños que lloran y se encuentran mal, aquejados de fiebre o dolor. Pero una vez que sus síntomas hayan desaparecido debes dejar de suministrarles el remedio.
Si los síntomas no remiten después del tratamiento homeopático debes llamar a tu médico. Recuerda: si te encuentras ante una emergencia grave, ponte en contacto con tu médico.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios