El objetivo de la medicina homeopática es incitar al organismo a curarse por sí solo. Pero le costará mucho más si el cuerpo no ha sido nutrido correctamente y se encuentra aletargado por la falta de ejercicio; así que para conseguir mejores resultados recurre también a una forma de vida sana.
Come mucha verdura y fruta, y evita los alimentos con alto contenido graso y los carbohidratos refinados, como el pan blanco y la pasta. Come carne roja con moderación, pero mucha carne magra, como el pollo, pescado graso, judías, guisantes y lentejas, y alimentos integrales, como arroz. El estreñimiento nunca debería ser un problema si comes sanamente y bebes mucha agua: intenta tomar al menos ocho vasos al día. De esta manera también evitas las enfermedades urinarias, y la piel se mantiene lozana y fresca. Si sufres estreñimiento leve puedes resolver el problema comiendo fruta seca, como ciruelas, higos
o dátiles. Sin embargo, no agregues salvado a tus comidas, porque siempre deberías ingerirlo como parte del grano completo. Si tienes síntomas de infección urinaria (una sensación de presión en la parte inferior del abdomen y malestar al orinar), intenta beber zumo de arándano o tomar cápsulas de este fruto, con lo que conseguirás aliviar el malestar y limpiar el tracto urinario.

COME VERDURA

La cantidad diaria recomendada de cinco piezas de fruta y verdura al día es, realmente, sólo un mínimo, así que deberías intentar superarla para conseguir una salud óptima.
Los productos orgánicos son los mejores, si bien resultan más costosos. Probablemente los encuentres en tu supermercado o verdulería habitual, o bien podrías disponer que te los lleven a casa una vez a la semana. Sin embargo, si los alimentos orgánicos te resultan demasiado caros o no los consigues, es preferible que comas productos no orgánicos a que limites la cantidad de fruta y verdura de tu dieta; muchos problemas de salud comunes, como la anemia, pueden resolverse simplemente a través de una dieta sana.

MANTENTE ACTIVO

Combina esta dieta sana con mucho ejercicio —andar es una de ias mejores maneras de mantener un buen estado físico—, y siempre elige alguna actividad que disfrutes, para que así te apetezca practicarla y no la dejes. Si no te gusta el ejercicio, plantéate caminar 15 minutos diarios e incrementa la duración de la caminata gradualmente, hasta llegar a la media hora. Aprovecha cada oportunidad que tengas de moverte, como subir por tas escaleras en lugar de coger el ascensor. No te apuntes a un gimnasio hasta que estés completamente seguro de que quieres practicar una actividad física con regularidad; es preferible realizar unos pocos ejercicios en casa que dejarlo todo porque descubres que no tienes tiempo para ir al gimnasio. El yoga y el Pilates son prácticas muy beneficiosas porque favorecen la relajación al tiempo que fortalecen los músculos y mantienen la columna sana y flexible. Una columna flexible te permitirá evitar muchos problemas de salud en la vejez, y además mantendrás un aspecto físico agradable. Ambas prácticas incluyen ejercicios que puedes aplicar para relajar la tensión concentrada alrededor del cuello y la cabeza, y por
consiguiente evitar los dolores de cabeza pro-
ducidos por el estrés.

DISFRUTA DE LA VIDA

Llevamos una vida tan agitada en la actualidad, que en ocasiones olvidamos la importancia de relajarnos. Disfruta de la compañía de tu familia y tus amigos; dedica más tiempo a hacer actividades con tus hijos, o a hacer juntos las actividades del hogar. Ve al cine, invita a amigos a tomar algo o a comer, visita una galería de arte o un museo, o sal a caminar por el parque o el campo. Nunca menosprecies la importancia de dedicar tiempo a hacer aquellas cosas que te gustan junto a las personas que amas y con las que te diviertes. Así se consigue una mente sana y feliz.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios