La homeopatía, una práctica medica suave y eficaz, fue creada hace más de doscientos cincuenta años. Ejercida en Europa desde entonces, ha alcanzado una notable popularidad en Estados Unidos, Australia y muchos otros países, hasta el punto de que muchas personas, sin contar a los numerosos homeópatas que ejercen a nivel profesional— están aprendiendo a recurrir
a ella a nivel doméstico para mejorar su propia salud, y consiguen excelentes resultados.
La homeopatía se basa en el principio de que «lo semejante cura lo semejante», lo cual significa que una sustancia que puede provocarte una enfermedad si la tomas en dosis elevadas, puede curarte si recurres a dosis reducidas. Así lo demostró el médico alemán Samuel Hahnemannen 1796. En la actualidad, miles de personas de todo el mundo han descubierto que los remedios homeopáticos pueden facilitar el tratamiento de enfermedades agudas y crónicas muy vanadas. desde resfriados comunes y gripe hasta eczema y asma. Y muchas han aprendido a «recetarse» remedios homeopáticos para una gran variedad de dolencias de poca importancia, como resfriados, cortes, dolores y accidentes menores de todos los tipos imaginables.

LOS REMEDIOS

Los remedios homeopáticos son creados a partir de sustancias animales, vegetales y minerales, diluidas varias veces para hacer desaparecer parcialmente, o por completo —como en el caso de algunas diluciones— la sustancia química original. A pesar de que nadie comprende todavía la ciencia precisa que determina el funcionamiento de la homeopatía, se cree que al
diluir la sustancia original se crea un remedio eficaz y seguro que, partiendo de una prescripción correcta, puede curar una amplia variedad de enfermedades. Además, las medicinas homeopáticas resultan menos costosas que producir y comprar fármacos convencionales, lo que las hace accesibles y atractivas como tratamiento alternativo para múltiples dolencias.
Cuando un homeópata receta un remedio, analiza todos los aspectos del paciente, desde sus síntomas físicos a su estado mental y emocional. Un principo básico de la homeopatía es que trata a la persona de forma integral, sin ocuparse únicamente de sus síntomas. Por tanto, se trata de una terapia holística.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios