Los remedios hormonales difieren considerablemente de los homeopáticos. Forman parte de un tratamiento conocido como isopatía, que no se basa en los semejantes para curar, sino en los idénticos. Los remedios hormonales no se recetan holísticamente ni de forma individualizada, por lo que muchos homeópatas critican su uso. Además, en ningún caso deben ser empleados en tratamientos sin supervisión profesional. Cuando las hormonas humanas son potenciadas al estilo homeopático, se convierten en remedios hormonales. Y a pesar de que ya no contienen la sustancia hormonal por excelencia, sí que transportan su patrón energético original al igual que todos los otros remedios. Estas sustancias actúan enérgicamente; y debido a su potencia estimulan a las glándulas desprovistas de conducto excretor, a fin de que recuperen el equilibrio.
La presente sección explica el lugar que ocupan estos remedios en el campo de la homeopatía, aclarando, sin embargo, que no deben ser suministrados sin control médico, ya que problemas físicos tan complejos y a veces graves como los mencionados a continuación requieren siempre supervisión profesional.

DESEQUILIBRIO HORMONAL

Cuando se produce un desequilibrio hormonal, es posible que se desarrolle una enfermedad grave capaz de causar estragos en el organismo. A pesar de que los remedios hormonales actúan como beneficiosos estimulantes que ayudan a recuperar el equilibrio, resultan más eficaces como apoyo de los remedios homeopáticos constitucionales. Por ejemplo, si una persona sufriera un desequilibrio tiroideo, resultaría apropiado recetarle un remedio homeopático junto con su remedio constitucional particular.
Un remedio constitucional trata la causa subyacente de desequilibrio del organismo. Ésta podría ser de carácter emocional o bien formar parte de la predisposición genética del individuo. Por ejemplo, una tiroides deficiente o hiperactiva podría reflejar su desequilibrio en una analítica rutinaria, y un médico alopático trataría el problema con hormonas tiroideas sintéticas. El homeópata intentaría conocer primero la capacidad del paciente para expresarse por sí mismo y comunicar su visión del mundo, ya que estos aspectos de la personalidad resultan relevantes para prescribir el remedio correcto. El homeópata también formularía al paciente una serie de preguntas relativas a su mente y emociones, y a problemas físicos que hubiese padecido en los últimos años, para comprobar qué síntomas podrían haber sido suprimidos hasta el punto de anular el
correcto funcionamiento tiroideo. Un remedio hormonal, como el Tiroides, puede apoyar la acción del remedio constitucional de acción profunda, y ayudar a la glándula tiroides a recuperar sus niveles normales de funcionamiento.

TONIFICACIÓN RENAL

En los últimos años los homeópatas han observado que la insuficiencia suprarrenal es un problema común provocado por el exceso de estrés. La glándula suprarrenal se sitúa en la parte superior de los riñones, y la homeopatía considera que estos órganos contienen energía ancestral y pue- den resultar fácilmente afectados por la conmoción y el estrés. Por consiguiente, existen muchos remedios de apoyo útiles para revitalizar el metabolismo y estimular la función renal.
La tonificación de los riñones requiere el uso de varios remedios diferentes. En este caso no se recurre a las hormonas de la corteza suprarrenal, sino a remedios confeccionados a base de plantas como Berberis vulgaris a baja potencia, que regeneran la función renal.
La planta Berberís vulgaris es el componente de un tónico que ayuda a mejorar el mal funcionamiento renal inducido por el estrés.

Los remedios que actúan a través del color también pueden estimular el funcionamiento renal; el anaranjado da resultados particularmente buenos. La tonificación renal no debería ser llevada a cabo en el ámbito del hogar.

HORMONAS MASCULINAS Y FEMENINAS

En el caso de las hormonas sexuales, los homeópatas utilizan un remedio confeccionado a partir del revestimiento interior del ovario humano, llamado Folliculinium, y Oophorinum, creado a base del revestimiento uterino, para ayudar a las mujeres que han sido sometidas a una histerectomía. Algunos homeópatas también recomiendan tomar esta hormona para incrementar la fertilidad. Ambos remedios son afines al cuerpo femenino, y cuentan con un homólogo emocional.
La homeopatía trabaja, también, con hormonas sexuales masculinas. La testosterona trata la menopausia masculina, período en el que el impulso sexual se ralentiza y surgen varias disfunciones, entre las que figuran el agrandamiento prostético, la micción frecuente y otros problemas psicológicos y químicos que responden tanto al tratamiento constitucional como a la estimulación hormonal.

ESTIMULACIÓN DE OTRAS GLÁNDULAS DEL CUERPO

Si el páncreas no funciona correctamente, la situación puede desencadenar un cuadro de diabetes. El Páncreas potenciado da buenos resultados como remedio, y ayuda a mantener el órgano en buenas condiciones. Los remedios confeccionados a base de plantas, como el Szygizum, también estimulan el páncreas y son suministrados en potencias bajas.
El Timo es un remedio homeopático destinado a reforzar el sistema inmune. La glándula del timo es muy importante en los primeros años del desarrollo infantil, pero se contrae a medida que la persona crece. La estimulación de la fuerza vital incrementa las posibilidades de conseguir una buena respuesta inmune al estrés y la conmoción. También en este caso, el remedio se suministra en potencias bajas y se repite regularmente durante varias semanas.
La Tiroides homeopática controla la tiroides hipoactiva o hiperactiva, creando un equilibrio donde se había percibido debilidad, y aliviando el ansia de comer azúcar, las irregularidades del sueño y la confusión. Si el homeópata trata al paciente con remedios constitucionales de ac-ción profunda, posiblemente sustituya las preparaciones tiroideas sintéticas alopáticas por Tiroides. Sin embargo, nunca consideres pasar de un tratamiento alopático a otro solamente homeopático sin consultar a tu médico, y siempre habla con un homeópata cualificado para confirmar que dichos remedios sean apropiados.
Los remedios llamados Glándula pituitaria anterior y posterior también se utilizan como apoyo en homeopatía para ayudar a pacientes que atraviesan épocas de cambio y estrés. Pueden resultar eficaces en el tratamiento de tumores en la pituitaria y de diversas funciones fisicas y emocionales de esta glándula.
La homeopatía resulta eficaz en el tratamiento de múltiples problemas de salud relacionados con un desequilibrio hormonal. Sin embargo, los remedios de plantas y aquellos que actúan a través del color son aún mejores que los remedios hormonales a la hora de estimular el funcionamiento de la glándula pineal, responsable de la producción de melatonina. Los remedios de
acción profunda se utilizan para tratar la disfunción de esta glándula.
Los homeópatas creen que el alcoholismo, la epilepsia y los trastornos cerebrales responden mejor a una suave estimulación, así que los remedios homeopáticos y los tradicionales que trabajan con el color resultan más apropiados que los preparados hormonales citados.

PRESCRIPCIÓN ADECUADA

Los remedios hormonales ocupan un lugar relevante en la homeopatía. Sin embargo, no se recomienda su utilización sin consultar a un homeópata, ya que no sólo resulta fundamental que un profesional cualificado elabore un buen diagnóstico y recete estos remedios con sensatez, sino también que el paciente disponga de apoyo, en el sentido de que tenga acceso a un
experto que le asista a la hora de tomar las mejores decisiones si surge un agravamiento o problema durante el tratamiento. Antes de tomar cualquiera de estos remedios también se debe consultar al médico clínico.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios