Esta enfermedad extremadamente contagiosa puede, en ocasiones, sufrir complicaciones, por lo que debería ser supervisada por un médico de inmediato.

• Aconite: usar en las primeras etapas del sarampión.

• Apis mellifica: bueno para las altas temperaturas y el dolor de ojos. El niño empeora con la fiebre y el calor corporal, pero no tiene sed.

• Belladona: para temperaturas elevadas, enrojecimiento e inquietud. Bueno para la tos severa que empeora a medianoche.

• Bryonia alba: bueno para las toses dolorosas que empeoran con el movimiento. Bryonia alba consigue disminuir la fiebre y ayuda al paciente a absorber agua. La persona empeora al moverse y desea quedarse en cama, de espaldas a la puerta.

• Chamomilla: para niños irascibles e irritados, exigentes y difíciles. Este remedio relaja, y además alivia la tensión que el niño siente al no poder salir de la habitación.

• Gelsemium: para el paciente agotado y desganado que tiene mucha fiebre y no consigue entraren calor.

• Pulsatilla: suministra este remedio después de la enfermedad; resulta eficaz a la hora de eliminar los síntomas de tipo crup que se observan una vez que el sarampión desaparece.

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios