Este estado puede surgir en cualquier momento en que se experimente una pérdida, derivar de pérdidas del pasado cuyo dolor aún no ha desaparecido. Suministra alguno de estos remedios a los familiares de un fallecido durante un funeral, o si un ser querido se encuentra enfermo y hospitalizado, o cuando una persona recibe noticias tristes o desagradables. Siempre es preferible permitir que los sentimientos salgan a la superficie a intentar suprimirlos.

• Aconita: cuando se produce una muerte de forma repentina y los amigos o familiares se encuentran conmocionados.

• Ignatia: para la angustia persistente; suministrar en casos de melancolía, tristeza, histeria o un llanto profundo.

• Natrum muriaticum: en un cuadro de depresión severa provocada por la angustia; el paciente rechaza el consuelo y quiere estar solo.

• Phosphoric acid: cuando la angustia se convierte en indolencia, indiferencia, desesperación o apatía.

 

Republished by Blog Post Promoter

Comentarios

Comentarios